Transporte en Malta

Uno de los temas más importantes al llegar a un nuevo país es el transporte. Empezando por la llegada al aeropuerto, cuando piensas: “¿y ahora cómo voy hasta el hotel?”  Y durante toda la estancia, ya que en Malta las ciudades son muy pequeñas y es difícil trabajar, vivir y hacer vida en un mismo sitio sin cansarse.

Pues bien, te cuento dos opciones oficiales y otra no tan oficial. Autobús, taxi/shuttle o aventurarte en la furgo de un desconocido que va haciendo ruta por la isla –eso sí, os aseguro que al final se convertirá en conocido-.

El precio del bus es de 2€ pero hay bonos y también tarjetas para los residentes, con las que cada viaje sale por 0,75€ (2,50€ en rutas nocturnas). El norte de la isla está bastante bien comunicado pero es verdad que aquí los horarios son orientativos (por decir algo) y aunque hay una app en la que puedes consultar con más exactitud cuándo llega tu bus, muchas veces falla y te puedes quedar tirada. No es un gran problema para los turistas pero sí para aquellos que vivimos aquí, ya que para ir al trabajo los buses te pueden dar más de un disgusto. Hay nocturnos viernes y sábado, pero entre semana hacen su último recorrido entre las 21 y las 22:30h.

Por otra parte, los taxis son bastante caros. Normalmente se paga un precio fijado previamente al viaje. Puede ser una opción para ir al aeropuerto o para compartir tras una noche de fiesta.

¿Y qué decir de las furgos? Esta es la opción no oficial, malteses que se ganan la vida llevando y trayendo gente por toda la isla. El precio es de entre 2€ y 5€ y te pueden sacar de más de un apuro. Para que os hagáis una idea, el primero que cogí fue desde St. Julian (donde trabajo) hasta Mosta (donde vivo), tras haberme dejado tirada el bus nocturno y comprobar que el taxi me costaría 17€. Eran las 4 de la mañana y vi que la gente preguntaba a diversas furgonetas que pasaban por la parada de autobús de San Giljan a dónde se dirigían, y aunque he de decir que no me parecía muy de fiar este tipo de transporte al principio, no me quedó otra que unirme a la multitud para conseguir llegar a casa esa noche. Finalmente, una de las furgos más destartaladas que pasaron me dijo que se dirigía a Bugibba y después a Mosta por 2€ por pasajero, así que me subí con él. Toda una experiencia sobre la que os contaré más detalles, pero gracias a la que llegué sana y salva por un precio muy económico (¡más que el bus nocturno!).

Hace poco que he cumplido mi primer mes en la roca y puedo asegurar que lo mejor para disfrutar al máximo de Malta es moverse en coche. Por eso, ya estoy mirando coches baratos de segunda mano que me hagan el apaño durante el tiempo que esté por aquí. Os sigo contando en los próximos post y quedo a vuestra disposición para cualquier duda 😉

¡A seguir disfrutando de Malta!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s