Discovering Napoli

La idea de viajar a Nápoles surgió tras ver un documental sobre Pompeya y sus alrededores. Además, como estamos viviendo en Malta, a una hora de avión de Nápoles, resultaba también un destino atractivo en cuanto a tiempo y dinero.

Antes de Nápoles yo ya había estado en Florencia, Pisa, Savona y hasta dos veces en Roma, mientras que mi compañero de viaje no conocía nada de Italia hasta el momento. Así que miramos vuelos y pedimos unos días de vacaciones en el trabajo. Así fue nuestra experiencia en la cuna de la pizza:

Día 1

Llegamos a las 14h al aeropuerto y desde allí cogimos un bus que nos dejaba al lado de nuestro Bed&Breakfast, en Via Foria –tened en cuenta que hay que comprar el billete de autobús en alguna tienda o estanco antes de subir-. Dejamos nuestras cosas y nos fuimos directos a Via Tribunali, donde nos comimos el primer manjar del viaje: una típica pizza frita.

Ya con el estómago lleno fuimos hasta la Piazza San Gaetano, muy cerquita del restaurante, para hacer la visita guiada subterránea de la ciudad. ¡Advertencia! Está el oficial “Napoli Sotterranea” y otro no tan oficial, cuya entrada está justo en frente. La verdad es que no sé si el otro tour merecerá la pena, pero nosotros casi nos equivocamos, y nuestra idea era la de ver el oficial, que incluye la visita a los restos del teatro romano –el precio es de 10€ y está disponible en inglés, italiano, francés y español-.

¡Nos encantó el paseo por las entrañas de la ciudad napolitana! Como nos sobraba tiempo, después fuimos a ver la Catedral de Nápoles, originariamente de estilo gótico pero con remodelaciones barrocas. La entrada es gratuita.

Día 2

Por supuesto empezamos el día con un buen desayuno, ¡que para eso estábamos en Italia y nos apasiona su gastronomía! Paramos de camino a la Estación Central de Tren, donde cogimos la línea Circumvesuviana para ir a Pompeya. Sobra decir que si vas a Nápoles, la ciudad que fue sepultada por el volcán Vesubio, es de obligada visita.

En mi opinión, para empaparte de los principales rincones de Pompeya pero sin llegar a saturarte, tienes que reservar unas 4 horas para verla. Y no te olvides de buscar todos los “calcos”, los restos humanos fosilizados que se conservan casi en perfecto estado. Puedes distinguir los rasgos faciales de los pompeyanos y hasta la ropa que llevaban.

Entrada: 12€ (9€ reducida)

Y para terminar de adentrarnos en la historia de Pompeya, teníamos que subir a la cima del Vesubio. Hay un autobús que te deja en las taquillas, a tan solo un paseo del cráter –la entrada cuesta 10€-. La inclinación es bastante elevada, pero merece la pena llegar. ¡Es impresionante!

Día 3

Nuestro penúltimo día lo dedicamos a conocer Nápoles a fondo.

  • Basílica y Convento de Santa Clara. Hay una parte gratuita y otra de pago, pero por solo 4€ merece la pena verla al completo, con restos de termas romanas incluido.
  • Castel dell’Ovo. Construido en el S. I y de entrada gratuita. Hasta aquí hay un bonito paseo, pasando por la Piazza del Municipio, el Castel Nuovo, el puerto, la Piazza del Plebiscito y el Palacio Real.
  • Barrio Español o Quartieri Spagnoli. Esta no es una simple zona de Nápoles, sino el mítico barrio donde se asentaron los españoles, y que hoy en día se considera un importante punto histórico de la ciudad. Muy cerca está la galería Umberto I, otro must visit.
  • Piazza San Gaetano. Pasábamos a menudo por esta plaza, muy cerquita de nuestro alojamiento, por lo que más de una vez nos pilló de paso la mítica Via San Gregorio Armeno, repleta de belenes artesanales durante todas las épocas del año. Además, es la calle ideal para comprar souvenirs.
  • Piazza del Gesú. Para terminar un día muy completo, acabamos por los bares de esta plaza, con mucha vidilla por la noche.

Día 4

Cappella Sansevero. Si conocéis la famosa escultura del “Cristo Velado”, realizado por Giuseppe Sanmartino, tenéis que ir a este mausoleo que es hoy en día un destacado museo de la ciudad napolitana con increíbles esculturas como esta.

Eso sí, cuidado con las colas, pues es un lugar muy pequeño que no admite demasiados visitantes a la vez y si llegas justo después que una excursión escolar o un grupo grande, no te librarás de una larga espera.

Nosotros fuimos a las 10 de la mañana y tuvimos suerte, solo había unas cuatro personas esperando. Y cuando finalizamos nuestra visita…la cola era interminable.

Entrada: 7€

Para foodies

Como imaginaréis, la comida era espectacular en todos los sitios que probamos (pizza, pasta fresca, sfogliatelle…) pero si hay un restaurante que podemos recomendar –en solo cuatro días fuimos tres veces- es Pizzeria Di Matteo. Buon appetito!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s